Como está la cosa

jueves, 10 de septiembre de 2009

Juego de espadas


Tengo la injustificada creencia de que si miro a una persona puedo hacer que ésta me devuelva la mirada. Como si sintiese mi presencia, como si tuviese yo un poder sobre ella. Practico desde niño este ejercicio de mirar a las personas y tratar de que se fijen en mi. Luego el juego se termina y empieza de nuevo. A veces bastaba para mi felicidad, que alguien simplemente voltease a mirarme y sonriera, sellando así la complicidad del juego. Lo hago en el metro, en la micro, cuando voy y cuando vengo del trabajo, en el trabajo mismo. Quizás por aquella sensación que uno siente cuando te devuelven la mirada. Como una puntada en la costilla. Una mezcla emoción, miedo, seducción. ¿Sentirán esta sensación, cuando me miran? ¿Alguien más creerá en el poder de este juego? No creo hacer daño, no lo hago con esa intención, incluso si alguna herida debe causar, creo que yo sería el más afectado, puesto que he dejado que un juego así determine a veces mi ánimo. Y es que no muchos miran de frente, con la mirada templada, como una espada. Algunos miran de reojo, enojados, otros ni siquiera miran, como la gente que te carga la BIP en el metro. Hay gente y gente, este es mi juego. No lo inventé yo, pero digo que es mío por no reconocer que a veces es mi dueño.
Cristina decía que le gustaba robar miradas... creo que es eso. Jugar a robarlas sin que te roben la tuya, es como dije antes, una lucha de espadas

7 comentarios:

ignacha . dijo...

Qué loco. Yo igual lo hago, pero sólo con la gente que me parece linda, me saca de quicio cuando la gente juega a eso, pero son tipos cincuentones con horribles poncheras o flaites con sus reguetones en altavoz. Y odio la gente de la BIP que no saluda, ni te pregunta cuánto quieres cargar y cuando no miran... me desespera.

Gracias por el último comentario en mi blog :D

Bones dijo...

Hola, creo que una mirada puede decir mucho, mas que las palabras en sí. Al saludar siempre sonrío y me han regalado alagos y quejas con respecto a eso.

Soy de las personas que cuando conversa con alguien y este no lo mira a los ojos siento que me ocultan algo, que mne mienten, que no son hon estos y me toma tiempo darme cuenta que hay personas que no suelen mirar a los ojos.

También odio a los de las cajas del metro, cresta una sonrisa o un buenos días/tardes/noches cambian totalmente la percepción de una situación o moemento.

Un beso.-

P.S: soy capricornio, chancho y según mi mama llevá a mis ideas jaja. Nop no va por ahí.

una Nadia dijo...

Yo creo firmemente que eso pasa. Que cuando miras a alguien puedes hacer que te mire.
O acaso nunca has sentido un par de ojos clavados en tu nuca? Yo sí, y sé que las miradas llaman.
Saludos

Aldo Ahumada dijo...

Es lindo jugar al si te miro me miras, pero muy pocas veces he logrado dejar la mirada fija al momento de que me miran. Cuando lo haga la próxima vez quizá te cuente.

Escribes muy bien. Saludos.

Palomis dijo...

Quiltro (o como dice mi hermano cannis familiaris chilensis)

Obvio que esta sacado de tu post anterior, en eso em kede pensando.

Uno no tiene que ser espiritu libre, tiene ke ser cuerpo liberado, jejeje.

o ud tampoco tiene algun fetiche?

Un besote.

Paula Adriana dijo...

Hahaha, a veces pienso lo mismo, y es entretenido que el otro lo persiba.
Yo juego a concentrarme en que alguien me llame (por ejemplo), pero no me resulta.
=/
Saludos =)

Melu dijo...

Saludos colega Bloggero...estoy admirada por su prolífica carrera en éste ámbito.

mañana mismo empiezo a jugar!



Vi que algo tienes que ver con bicis...tengo una re vieja (la usaba mi papá para ir a pololear con mi mamá xD) tengo que comprarle algunas cosillas para que quede mejor ¿Algún dato?

Nos leemos!