Como está la cosa

martes, 21 de julio de 2009

Quiltromanías y la rayita del poto



Terminé por fin de trabajar haciendo el reemplazo de cajero, así que no más turnos tan seguido, ni despertarme a las 5 de la mañana para ir a trabajar.
Echaré de menos a los hámster de la tienda de animales de la vereda de enfrente. que más de una vez visité con mi sobrina para ver como dormían apilados en un cerrito sobre la viruta.
A la luz de esta realidad me di cuenta de que la pega me reveló algunas manías que poseo, alguna con la pega y otras en general. Además como en Machotes Un mono hizo un post sobre mañas, quiero revelar algunas aquí.

- Odio las monedas de cincuenta, cuando la gente me las daba como vuelto, casi me sentía ofendido, como si me quisiesen hacer enojar, así que apenas podía me deshacía de ellas, con cierto grado de conformidad por haberme liberado de aquella carga. Generalmente se las daba a los clientes ratones que siempre pedían rebaja y luego pagaban con billetes de 20 lukas.

- Los billetes siempre los debo ordenar todos con la cara del mismo lado y de mayor a menor.

- Si bien las odiaba, ahora las prefiero. Hablo de las monedas de cien nuevas las que no sirven para los casilleros.

- Como siempre las buenas ideas se me ocurren en los lugares incorrectos, es que implementé una especie de memoria anexa a mi cabeza. Es decir una libretita azul de bolsillo la cual , lejos a sido lo mjoer que podía hacer para auxiliar a mi cabeza de pollo. Pero obviamente ahora tengo una manía con esto. Lleno y lleno hojas de mi libretita con cosas que debo hacer, lo cual me lleva siempre a pensar en el futuro. Mi manía es hacer las cosas ya no con la intención de realizarlas sino con la intención de poder tacharlas de mi libretita. Que alivio es ver una hoja llena de líneas sobre las tareas que debí hacer en un pasado y ahora asi comocementerio, yacen rayadas en mi libreta. (Esta idea ya fue tachada, de hecho)

-Esta es lejos la peor manía. De hecho quizas es una patología, y no me gustaría decir que me gusta hacerlo, porque estaría mintiendo. No me gusta, pero creo que soy víctima de la situación. Cuando veo que alguien se agacha, da lo mismo si es hombre o mujer, si la persona es flaca o delgada, fea o atractiva, si no hay nadie o si alguien mas me mira, SI aquella persona se agachay la incómoda moda, los kilos de más o la ausencia del cinturón revelan parte de la espalda, aquella donde termina la columna y comienza el cóccix, no puedo evitar mirar. El resultado es desagradable, mi mente guarda una colección tenebrosa de maestros chasquillas, gásfiters, señoras recogiendo monedas y guaguas chistosas. No es tan chistoso cuando es gente conocida, la mina que te gusta, o un familiar semicercano tíos, abuelos, primos. No soy un psicópata sexual, no me produce placer, simplemente es como un reflejo, y créanme que lo lamento.

- Menos vergonzoso pero igual extraño para mí es que al dormir, lo hago de guata como casi todo el mundo, pero DEBO abrazar con una mano, un cojín. Sólo muy cansado hago caso omiso a esto (o muy curao)

- Me molesta ver hombres en pelotas en los camarines o duchas públicas. Me desagrada al máximo. Y no los miro, pero la visión del hombre es períferica, y por muy borroso que se vea a los costados de cada extremo de la visión, un poto es un poto, y gratis es lo peor.

- No orino en los urinarios, trato siempre de buscar una taza, tampoco meo sentado, pero una taza me da la privacidad que necesito. Tiene mucho que ver con lo anterior, y con algo de privacidad, ¿Cómo mear rozándose los codos con un pelagato?.

Esas son algunas que me acuerdo. Invito a que compartan las suyas aquí :)

4 comentarios:

una Nadia dijo...

Wuii ahora sí puedo postear!
Pues creo que mis mayores mañas tienen que ver con la crianza y los buenos modales. Me carga ver cabros chicos en la calle que se comen un dulce y tiran el papel al suelo... me da lata por los padres que no les han enseñado, me acuerdo de un díptico que le pasaron a mi hermana cuando llevó a su hija al control sano del primer año: Cómo criar a un delincuente.
Saludos!

Moro dijo...

Me cargan los pantalones muy a la cadera, mas allá de las épicas agachadas, me molestan las minas que con los pantalones bien abajo y el cinturon bien apretado dejan un fatal rollo en la cadera (y por supuesto con su buena polera corta/apretada). Lo encuentro demasiado flayte.

Y tengo la manía de cruzar siempre en las esquinas. No soporto a la gente que cruza en la mitad y sobretodo cuando vienen auntos (entiéndase, mi mamá).

Creo que ya había visitado tu blog pero no había dejado ningun mensaje.

Besitos.-

ignacha . dijo...

Me cargan las monedas nuevas de $100. Yme encantan las antiguas, para mmi valen más que un billete de 20. Debe ser por la sensación que me provocaban cuando niña, era mucha plata. Significaban muchos dulces, papas fritas, ramitas, galletas, super 8 e infinidades de tesoros más :D

Y me cargan lo de los pantalones a la cadera (post de arriba). Tengo una compañera que usa esos y su trasero no es grande, pero tiene unas caderas gigantes. Cada vez que se sienta... la cosa es que me sé de memoria su... emm...

Y me carga la gente que combina la ropa negra con rojo. Sobre todo si es para hacerse el rockero.

Eso. No sé suscribirme a tu blog. No entiendo nada D:

Mely dijo...

¡Lo de la raya es terrible! ¡Verla y que se vea! Bueno, verla da risa... a menos que tenga pelos... En fin, mejor no sigo %(


Saludos!