Como está la cosa

lunes, 19 de octubre de 2009

Aquellos besos



Casi como un poema de Benedetti a las hojas, es que se puede afirmar que hay unos besos de los que poco se habla. A la Cata ayer se lo trataba de explicar, que entre aquellos besos perfectos, que te erizan la piel al instante, que te ayudan a decidir tantas cosas que con la cabeza no puedes, y los otros los malos, esos que sentencian ciegamente cualquier futuro, los que recuerdas con rabia o vergüenza, entre ellos se encuentra aquél beso extraño. Ése que parte siendo un beso catastrófico, mal sincronizado, no premeditado, frente a gente que será testigo de algo que no debía ser. Los besos accidentados, es en simple definición un beso ordinario dado en una zona de conflicto. El topón por error de cálculo, el beso cuneteado.
Yo no hablo de cuando se hace con intención de descolocar al receptor. Sino de simplemente, querer despedirse de alguien, como de cualquier otro, y por dar poca atención al gesto, se termina en una situación como la descrita.
Aquél beso no es apasionado, lejos codiciado, menos esperado. Pero si uno es bueno para enrollarse en pensamientos, este beso es letal. Cuesta mirar a la persona, luego de tamaño error. E incluso si era una amig@ tuya, puede cambiar todo sustancialmente. a veces uno inventa intenciones donde no las hubo, a veces el cuerpo te engaña y con un cuneteado te hace ver que hay mas cosas que una amistad, que hay más ganas que un simple "hola, que tal"
Hace tiempo que no me pasa pero que ganas de confundirme un rato, de tener esa sensación como de que te quisieron dar un beso, pero sólo te dieron una pequeña probadita. Qué ganas de sentir que conoces a alguien y de pronto sientes que un beso la convierte en una desconocida otra vez.

4 comentarios:

una Nadia dijo...

A mí a veces me pasa que tengo miedo de confundirme, del cansancio, de un movimiento mal hecho.
Soy tan torpe!
Pero la verdad, me he dado cuenta de que cuando me baja esa sensación es porque echo de menos a mi esposo y me gustaría que estuviera ahí para agarrarlo a besos.
Es como si lo viera en todas partes, imaginándome que es el chico que viene caminando por la calle, o notando que el tipo sentado en el metro tiene su misma barba... jajaja... fantaseo con mi propio marido.
Saludos!

Engendra Bipolar dijo...

Copión de tema.

Es que hay besos muy weeeenos.

Otros pencas, bien pencas.

Nunca he dado un beso cuneteado sin intención eso si.

Abrazos, vas el finde¿?

Engendra Bipolar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mely dijo...

Sinceramente, no me gustaría un beso así y menos de un amigo. Como soy buena pa' pasarme rollos, no sería una buena experiencia.

Pero puta que lo describiste boniiiito, incluso como que me convencí un poco, wajaja xD

Salú!